La democratización del espacio doméstico

Democratización.jpg

A todo el mundo le gusta decorar su casa porque es un espacio en el que tenemos que vivir sí o sí y pasar muchas horas, es nuestro lugar de refugio, de descanso, de convivencia familiar o con los amigos a los que invitamos, pero no todo el mundo puede permitirse el lujo de sofás de 3000 €. Hace poco leí un post o vi un vídeo en Youtube, no recuerdo exactamente, en el que una influencer enseñaba su casa como muchas, y también como muchas había comprado un sofá, busqué la marca y el sofá valía 3000 €. Era un sofá de tres plazas, un color bonito, moderno, con una pinta de ser comodísimo. Todo el mundo tenemos una casa en la que vivir o la gran mayoría al menos, pero no todos podemos gastarnos el sueldo de 3 o 4 meses para una familia media solamente en un sofá. Me parece genial que sigamos a esa gente que decora, que tiene casas preciosas, ideas geniales, que le da igual gastarse 3000, 6000 o 20000 € en un sofá. No es la realidad, tampoco son la realidad la mayoría del mobiliario que vemos en esos post tan bonitos. Eso no es la vida real, eso es un pequeño porcentaje de nuestra sociedad, y que por desgracia pensamos que es lo que tenemos que alcanzar. Hay que mirar, hay que investigar, hay que buscar, hay más opciones, no menos bonitas, no menos confortables, no menos cómodas, pero existen opciones de sofás que probablemente tengan que pagarse a plazos, seguro, pero que sean compatibles con una vida cómoda, con una vida tranquila, con una buena vida y más ahora en el momento en el que estamos, en el que nos hemos dado cuenta que la casa es otra cosa. La casa o la vivienda no es el lugar al que voy a dormir, al que llego a las 9 de la noche, ceno algo y me acuesto. No es el lugar en el que viven personas, por una lado hay una mujer que cuida a unos niños y otro que se va a  las 6 de la mañana y no sabe cuando volverá y da igual, porque el fin de semana podrá salir de escapada, en verano una semana a la playa y luego vuelta a la normalidad y ya está.

Cómo sea mi casa o cómo vivo mi casa me da un poco igual, pero que sea bonita, claro. Nuestra casa es nuestra guarida, nuestro refugio, insisto, y tenemos que hacer lo posible por democratizar, no sé si es la palabra más correcta, este espacio, intentar hacer ver que todo el mundo con más o menos recursos pueda tener un hogar digno. Un tema amplio y del que ya existe debate abierto es la “democratización de la vivienda”, que defiende el que todo el mundo tuviera un lugar donde vivir. Este ya sería un logro de la sociedad, independientemente de tener que pagar un alquiler, una hipoteca o que le regalen la casa, que todo el mundo tuviera ese techo y paredes.

Si además ese lugar cómodo es un espacio en el que puedo hacer cosas, no solo ver la tele, comer y dormir, hacer más cosas, también mi propio hogar me va a ayudar a encontrarme y a encontrar qué cosas me gustan hacer. No tiene porqué gustarme hacer mil manualidades, hacer bricolaje, pintar, las plantas… puede ser que no tenga ningún tipo de hobbie o interés, pero simplemente un lugar en el que estar charlando con mi pareja, mirando internet, o leyendo o mirando al cielo, eso es lo verdaderamente importante.

“La democratización del espacio doméstico” por Silvia García

*Photo by Brooke Lark on Unsplash

Detrás de cada blog, fotografía, infografía o cualquier tipo de diseñador o creador de contenido hay personas. Valorar su trabajo hace valorar nuestras propias creaciones. Copyright o copyleft, ¿qué más da? Lo importante es citar la fuente para poder difundir y compartir estos contenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s